• Elisa Valenzuela

Una estrategia práctica para superar el miedo

Actualizado: mar 7



El miedo es la energía contraria al amor, donde hay miedo se cierra la puerta a la abundancia, la gratitud, la libertad y todo lo bueno que el universo tiene para darnos. Sin embargo, es nuestro compañero, camina como sombra detrás de nosotros, esperando a que nos demos cuenta de su presencia, para entonces inundarnos con sus pensamientos, dudas y sufrimientos. Pero para que tome el control somos nosotros quienes decidimos abrirle la puerta.

El temor es una emoción básica que traemos en nuestro repertorio nervioso y endócrino. Es perfectamente normal experimentarlo en pequeñas dosis, es un foquito rojo que nos indica que hay que alejarnos de algo potencialmente peligroso y nos hace detenernos a evaluar las circunstancias, no es nuestro enemigo… sin embargo, si dejamos que se apodere de nuestra cabeza y corazón , puede ser el causante de muchos obstáculos en nuestra vida.

No te lo digo desde una postura lejana, te lo digo porque lo he vivido en carne propia incontables veces: de niña era el hombre lobo sentado en la barda del patio trasero de mi casa, de adolescente la fiesta llena de nuevas personas por conocer, en la universidad las prácticas profesionales que quedaban muy lejos de mi ruta conocida, de adulta la incertidumbre de los nuevos caminos… Todos ellos sombras que se apoderaron de mí y me paralizaron o amigos que me hicieron darme cuenta de dónde venía la señal de alerta y me animaron a dar el salto y aumentar un peldaño a mi seguridad personal y autoestima…

Así es este misterioso caballero, puede convertirse en tu mejor amigo si lo sabes manejar o en tu peor enemigo si le permites conquistarte.


Ya sé que hay miles de cosas dichas y escritas sobre cómo vencer el miedo y casi todas coinciden en que no hay mucho por hacer, más que ignorarlo y seguir adelante, dar el paso, saltar al vacío, salir de la zona de confort, etc… Si bien es cierto, pocos nos dicen cómo hacerle, muchas veces yo misma me quedé pensando: ¡claro, esto es fabuloso!, pero ojalá fuera tan sencillo, ¿qué puedo hacer para dar ese paso, para que no me gane el temor?

Te quiero compartir una estrategia que he implementado en mi vida personal y que me ha servido. Cada cabeza es un mundo y cada situación es distinta, pero al final habrá algo con lo que te puedas quedar:

  • Respira y observa: ésta siempre será la número uno. Cuando te encuentres de frente con que estás paralizado, mira hacia adentro y detecta las sensaciones que está experimentando tu cuerpo, detente, ve a tu cabeza y mira ¿qué estás pensando?, entonces ponle pausa y RESPIRA, inhala profundamente por la nariz y exhala lenta y ruidosamente por la boca, observa cómo con la inhalación tus pulmones se llenan y tu estómago se infla, con la exhalación se vacían tus pulmones y tu estómago se contrae, hazlo unas tres o cuatro veces, verás como la mente se calma y te sientes mejor.

  • Una vez que te sientes en más calma, aprende a familiarizarte con el miedo: ponle nombre, rostro, obsérvalo y preséntate con él. Imagínate que es una persona que está frente a ti y pregúntale ¿qué hace ahí?, ¿Qué es lo que quiere?, puede ser que lo que quiera sea protegerte de un peligro, por ejemplo: no hables con esa chica porque te puede lastimar o no aceptes ese trabajo porque todo puede salir mal, no salgas de noche porque te pueden asaltar.

  • Mantén un diálogo abierto y racional , analiza que tantas posibilidades reales y objetivas existen de que suceda ese escenario que tu miedo te está planteando, tal vez existe un 20% de posibilidad o un 50% o un 10% de que ocurra, proporciónale a tu miedo argumentos válidos y comprobables de que eso que piensa que puede ocurrir no es lo ÚNICO posible. Sigue respirando.

  • Dile a tu miedo cuáles son las consecuencias en tu vida en este momento o en general de escucharlo, querrá saber si te ha llevado a sentirte mejor o tal vez te ha impedido lograr cosas o te ha conducido a estados de ansiedad, culpa, etc…


  • Ahora despídete un momento del miedo, pídele que se vaya a otra habitación y visualiza ¿Quién serias, qué sentirías y qué estarías haciendo si ese temor no existiera en tu vida?

  • Puedes pedirle que vuelva , estudien juntos la situación, analicen riesgos . Agradécele por su presencia y pregúntale ¿de dónde viene? , en qué momento de tu vida se originó. A veces es un viejo compañero de la infancia que nos pide que no hablemos en público porque se burlaron de nosotros en segundo de primaria, otras es la voz del noticiero que nos dice que el mundo está de cabeza, otras muchas no es nuestro, es la voz de nuestros padres que se ha reproducido una y otra vez en nuestra cabeza hasta que creímos que era una verdad. Te servirá escucharlo y que te cuente, para que te conozcas mejor y la siguiente vez puedas dialogar mejor con él.

  • Ayúdale a que deje de repetir los viejos discursos una y otra vez , dale nuevos pensamientos, si te dice: ¿ y si fracasas? , tú dile ¿y si tengo éxito?...

  • Concéntrate en el centro de tu corazón, la morada más simbólica del amor, cierra los ojos y respira, lleva tu atención a esa energía de amor que surge del centro de tu pecho, conéctate con esa sensación y en ese estado visualiza qué pasaría si consigues conquistar ese temor.


  • Puede ser que el miedo siga ahí, pero probablemente ha pasado de ser una sombra monstruosa que te inunda el cuerpo entero, a una forma controlada y fuera de ti, de quien puedes obtener beneficios de autoconocimiento e incluso precauciones últiles escuchándolo, pero que no te controla.

  • No lo niegues ni te resistas, deja que te acompañe si es que no se ha logrado ir por completo, pero continúa haciendo lo que has decidido hacer, no te involucres con su presencia, observa cómo con cada paso se va haciendo cada vez más pequeño.

  • Ahora sí, es hora de dar el salto… Mucho mejor que lanzarse al vacío con el monstruo dominando nuestra cabeza ¿verdad?

  • Te darás cuenta que del otro lado del camino que has decidido cruzar, él ya no está, ahora sí se ha ido, lo has vencido. Puede ser que vuelva a aparecer, pero no importa, seguramente será cada vez más débil y pequeño. Además ya sabes cómo dialogar con él…


Así que ahí tienes, la próxima vez que este viejo conocido se aproxime, ya tienes una manera más de permitirle existir hasta donde te sirva, darle las gracias porque por algo está rondando en nuestra vida como mosca panteonera y despedirte educadamente para que te deje seguir adelante con tu vida.

Por favor, si te gustó y la llegas a aplicar, cuéntame cómo te fue. Estaré feliz de saber de ti y apoyarte en lo que necesites.

¡Comenta y comparte!

Con cariño: Elisa, tu Life Coach.


  1. ***Recursos GRATIS*** https://www.elisalifecoach.com/recursos-para-ti

  2. ***HERRAMIENTAS PARA TU ALTA SENSIBILIDAD*** https://www.elisalifecoach.com/altamente-sensible

  3. ***CONTACTO*** www.elisalifecoach.com

  4. ***SESIONES DE COACHING PERSONAL*** TERAPIA INDIVIDUAL*** PAQUETES DE COACHING, SESIONES PARA PERSONAS ALTAMENTE SENSIBLES*** https://www.elisalifecoach.com/aparta-tu-sesion

  5. *** MÁS ARTÍCULOS COMO ÉSTE*** https://www.elisalifecoach.com/blog

  6. ***FACEBOOK*** https://www.facebook.com/elisalifecoach/

  7. ***INSTAGRAM***https://www.instagram.com/elisalifecoach/

#miedo #temores #dialogo #estrategias #cómovencerelmiedo #miedoversusamor #creenciaslimitantes

Aliada LGBTTTIQA+
 Body acceptance
haes (salud en todas las tallas) 

© 2019 by Elisa Valenzuela Life coach

Fotos: Dulce Valenzuela