• Elisa Valenzuela

Sobre estos tiempos de transformación


Imagen : Kelly Sikkema en Unsplash

Creo que nunca había pasado tanto tiempo sin escribir en el blog , desde que comenzó la pandemia , publiqué un par de videos, pero no había tenido el tiempo o el orden mental para sentarme a escribir.


Temas de que hablar sobran, pero me cuesta organizar mis ideas o elegir uno sólo.

Y es que la experiencia que he tenido yo en toda esta situación de la cuarentena, ha sido un tanto distinta a la que vive la mayoría (o al menos eso creo o eso parece) y no sabía desde dónde abordarla.


No me gusta hablar de cosas que no me son familiares, así que me costaba sentarme a escribir sobre cómo manejar tiempos difíciles cuando para mí no han sido difíciles. No es que carezca de empatía o que desconozca la teoría, simplemente algo en mi me dificultaba fluir desde ese lugar.


Hoy decidí ponerme a escribir sin tener un tema definido ni saber qué va a salir de esto.


Creo que quiero hablar sobre lo valiosas que son todas las experiencias y emociones durante tiempos de cambios.


Puedo ver cerca de mi todo el crisol de experiencias posibles durante esta época sin precedentes, desde quienes están en pánico por todo lo que está pasando y que no encuentran la manera de manejarlo, hasta los que no creen que esto sea verdad y que han seguido su vida dentro de lo posible como siempre, pasando por quienes dudan, quienes temen, quienes están enojados con la vida, quienes han tenido que renunciar a proyectos de vida y planes, quienes han perdido negocios y relaciones, quienes han ganado aprendizajes, quienes se han beneficiado económicamente , etc.


Ayer platicaba con una clienta que está pasando por un buen momento en su vida, que siente que todo se está acomodando y me decía que a veces le llega un sentimiento de culpa o incomodidad por estar bien cuando el mundo se está cayendo a pedazos, o muchas personas no la están pasando bien. Yo me identifico con ella porque en verdad que estos meses para mi han sido profundamente transformadores, positivos y de crecimiento a todos los niveles.


Eso de que el mundo se está cayendo a pedazos (lo digo yo con mis palabras , no las de mi clienta), es una realidad que muchos están viendo y experimentando , es una perspectiva válida desde el lugar donde se encuentran, dependiendo del recorrido del camino que llevan, de cómo han vivido su vida, de sus creencias y valores … Es una forma de ver las cosas, totalmente entendible y válida. Pero no es tampoco la única perspectiva ni la única realidad.


Lo que yo he podido ver desde mi trinchera (sin descalificar la otra versión) , es que el mundo se está reconstruyendo , pero como decía Herman Hesse, a veces para nacer hay que destruir un mundo, es así como sale el ave del cascarón y para mi que es eso lo que estamos experimentando, un renacimiento, que por momentos puede ser turbulento y doloroso, pero finalmente es el nacimiento de algo nuevo y siento en mis venas que algo mejor.


No es fácil pasar por este tipo de transformaciones. Yo te puedo decir que a mi me ha tocado vivirla desde diferentes lugares, por un lado con cambios positivos y muy enriquecedores y por otro con momentos de desesperación , hartazgo y cansancio ; ha habido días que siento temor por el futuro y me inunda una sensación de desesperanza , que siento que algo terrible va a pasar y no sé si vamos a sobrevivir a la catástrofe. Otros días siento en mi corazón la certeza de que esta transformación por más dura y dolorosa que está siendo para algunos de nosotros, es la muerte de muchos aspectos de nuestra sombra como individuos y como humanidad y el renacer de una nueva era, más integrada y con más amor.


Hay una voz dentro de mi que todos los días me dice que debo confiar, que todo va a estar bien, y decido escucharla, para calmar los miedos, que sé que también son normales y son parte del proceso.


Es como si estuviéramos viviendo dos realidades y dos mundos al mismo tiempo, ¿lo has sentido?, un mundo obscuro, negativo, con dolor y sufrimiento, donde el miedo domina nuestros discursos y decisiones y otro más real, equilibrado, con amor y esperanza, donde se siente que mucho de lo que antes dudábamos es ya posible, donde se manifiestan nuestros anhlelos rápidamente, donde nos podemos ver más claramente a nosotros mismos y sanar con más poder nuestras heridas.


Yo creo que los dos mundos son verdad, que los dos puntos de vista son válidos y que en este momento están sucediendo al mismo tiempo, como si habitáramos dos realidades totalmente distintas, a veces estamos en un mismo día en las dos, otras veces estamos en una y vemos la realidad del otro como extraña y distante…


Este no es momento para cuestionarnos si nuestra verdad o nuestro mundo es el correcto o el real, ni tampoco para cuestionar o juzgar al otro porque piensa diferente. Existen ya de por sí muchos grupos alimentándose de nuestras diferencias, de nuestros miedos, de nuestras intolerancias y nuestras guerras, sus intereses no son transparentes, son grupos que están utilizando los medios de comunicación para separarnos y ocasionar odio, para alimentar nuestros temores más profundos, para haceros tomar decisiones que beneficien sus intereses y no los nuestros ni los del planeta, ni los de la humanidad.


Este es momento entonces de no dejarnos llevar por todo lo que vemos, leemos o escuchamos, lo que sea que nos cause división en lugar de amor y entendimiento, lo que sea que cause miedo y confusión en lugar de certeza, es digno de ser cuestionado.


Antes de mirar fuera, lleva la mirada hacia ti y evalúa qué te dice tu corazón.


Si no sabes que decisión tomar quédate quieto, tal vez no es momento de moverse si no de observar. Si lo que te dice tu voz interior es que te muevas pues entonces no importa que el mundo esté detenido, si para ti no lo está, hay que seguir caminando.

Todas las realidades existen al mismo tiempo, todas las posturas son válidas, no te compares con nadie, ni juzgues al otro porque no está en tu mismo canal, este es un tiempo para unirnos, entendernos y apoyarnos, no permitas que voces externas nos dividan y conflictúen.

101 vistas
Aliada LGBTTTIQA+
 Body acceptance
haes (salud en todas las tallas) 

© 2019 by Elisa Valenzuela Life coach

Fotos: Dulce Valenzuela