• Elisa Valenzuela

Amarse en tiempos revueltos. Una guía para sortear las tormentas sociales



Suena al título de una novela ¿verdad?, pretendo que sea un llamado de atención.

El mundo últimamente nos ha presentado escenarios múltiples, algunos de ellos adversos e inverosímiles, en diferentes países se están viviendo situaciones “revueltas”, por decir poco. Nos encontramos en las portadas de los periódicos y los encabezados de los noticieros a presidentes que ponen niños en jaulas, ejércitos que destruyen países enteros, líderes que masacran a los pueblos que se levantan en paz, volcanes en erupción, bandos contrarios que se atacan ante las próximas elecciones, preocupación por la incertidumbre.

No es raro encontrarse en la calle con platicas que comienzan con un “¡qué barbaridad, cómo está el mundo!”. Entiendo que si estás sumergido en este tipo de pensamientos y empapado de noticias y conversaciones de ese estilo, te va a ser muy difícil sobrellevar el día a día, y es que todas estas cosas estresan, claro. Nadie quiere vivir en un mundo bombardeado de violencia y tristeza.

Es por eso que hoy quise venir a reflexionar contigo en estas breves líneas y aportar un granito de arena para ayudarte a que tu día a día no se vuelva tan pesado.

Primero que nada, debes recordar que, aunque es verdad que estas terribles cosas suceden en el mundo y en la vida de las personas, nos son las únicas. Millones de millones de personas en el mundo hacen cosas buenas cada día y miles de buenas noticias se quedan en el recuerdo de quien las vivió. Ya sé que te debo sonar como al club de los optimistas y no se trata de negar la realidad de las cosas, pero también hay que reconocer que con frecuencia le ponemos más atención a lo que nos provoca estrés y preocupación que a lo que nos genera emociones positivas.

Pero mi intención hoy no es venirte a contar un cuento lindo, ni invitarte a negar algunas realidades. Quizás sí a que las pongas en perspectiva, pero sobre todo, que aprendas a manejarlas en la justa medida, sin que se te vaya la vida en medio.

El autocuidado en tiempos de crisis es la cuestión número uno a abordar. ¿Recuerdas en los aviones cuando te dicen que si hay un accidente, te pongas la máscara de oxígeno primero tú y luego auxilies a quien lo necesite? Pues lo mismo pasa en las crisis de cualquier tipo, si no estás bien, nos estarás listo para enfrentar de manera sana las consecuencias ni podrás tomar las mejores decisiones.

Aquí te dejo algunos consejos que son una recopilación de las recomendaciones de primeros auxilios psicológicos en tiempos de crisis y la experiencia de algunos psicólogos expertos en el tema, junto con mi perspectiva personal:

  1. Define tu ámbito de responsabilidad y establece tus acciones desde lo que puedes controlar. De nada te sirve estar estresado día y noche por los niños de Siria (por dar un nombre), si no puedes hacer nada al respecto y no es un tema que te afecta directamente. Los mismo sucede cuando hablamos de quién nos va a gobernar o de quién nos gobierna. Estos son ámbitos que aunque es verdad que influyen directamente en el nuestro, no están bajo nuestro completo control.

Es importante que tengas claro que las acciones que tomes, vengan de tu ámbito de control y acción, porque si estás esperando a que cambie algo que no depende directamente de ti, te espera una vida entera de insatisfacciones y frustración.

Aquí te va una breve explicación (que trabajo con mis clientes) de a lo que me refiero con los ámbitos de acción:

Ámbito personal:

Lo que está bajo mi control y mis posibilidades.

Mis emociones, pensamientos, conductas, actitudes, reacciones y decisiones.

Ámbito del otro:

Lo que los demás pueden controlar de ellos mismos, pero yo no. Las acciones, pensamientos, sentimientos, conductas, actitudes y reacciones de los otros no están bajo mi control.

Ámbito del mundo:

Situaciones que ocurren en mi medio social y que no están directamente relacionadas conmigo, aunque me vea afectado por algunas de ellas, no están dentro de mi nivel de acción o control. Como la situación política, la crisis económica, la contaminación ambiental.

Ámbito de dios o del universo:

Todo lo que no está en control ni mío, ni de los otros, ni del mundo. Por ejemplo terremotos, accidentes, casualidades, milagros, etc.


Todos estos ámbitos se interrelacionan e influyen en mi realidad. Así como estos ámbitos pueden afectar directamente mi vida, yo también puedo afectar y modificarlos.

Sin embargo, es importante tomar en cuenta que siempre que actúo o me relaciono con los demás y con el mundo, debo hacerlo desde mi ámbito, a partir de los aspectos sobre los que tengo control.

Esto significa que si me preocupan los niños de Siria, puedo hacer algo desde mi ámbito, como donar dinero; o si me preocupa quién será nuestro próximo presidente, puedo ir a votar el domingo por el candidato de mi elección o ser ciudadana activa en marchas y movimientos. Aunque eso no garantice que la realidad del país se convierta en la que yo quiero, entonces puedo ver qué acciones tomar para hacer mejor mi realidad, desde el lugar que me corresponde.

Cuando queremos controlar o modificar un ámbito que no corresponde al personal o tomar acciones que no están bajo nuestro control total, nos sentiremos desamparados y estresados.

Si estás viviendo un momento de crisis o dificultad, te recomiendo que lleves acabo pequeñas acciones, un día a la vez, concentrando tu atención en tu momento presente y en tu ámbito de acción , pregúntate ¿Qué puedo hacer hoy , desde mis posibilidades y realidad?. Si puedes hacer algo, pon manos a la obra, si se escapa de tus manos suéltalo. No tiene sentido estresarse por algo que no se puede resolver de manera inmediata ni está en tu control.

2. Vive el momento presente. La ansiedad nos sobreviene cuando nos proyectamos a futuro, es un tiempo y espacio imposible de conocer y controlar y por lo tanto tiene un millón de posibilidades. El no saber qué nos espera, genera frustración y a veces pánico (porque usualmente nos vamos al peor escenario posible), pero yo quiero preguntarte hoy ¿qué has podido resolver en la vida cuando estás en estado de pánico?

Para lo único que sirve proyectarse a futuro, es para poder comenzar a tomar acciones en el presente, entonces es momento de volver a los ámbitos y desde al aquí y ahora tomar las acciones que están a tu alcance.

Si de todas formas no puedes evitar irte al peor escenario posible, entonces visualízalo y piensa: si eso llegara a suceder ¿qué fortalezas me ayudarán a superarlo, cómo puedo vencer los obstáculos, con qué recursos y personas cuento para sobrellevar la situación, cómo me puedo preparar para superar esa dificultad de la mejor manera posible y con lo que esta en mis manos?

3. Colabora con tu don. ¿qué dones te ha dado la vida? Tal vez es el momento de ponerlos en práctica para asistir, acompañar, calmar, distraer, animar, etc. A quien esté cerca de ti. Además de que sacar el máximo provecho a tu don te va a acercar a tu esencia infinita y eso te permitirá fluir mucho mejor en la adversidad, puedes en el camino colaborar brindándole a otros quizá una nueva perspectiva o un servicio muy necesitado. No te limites, todo sirve, las actividades creativas, la escritura, la medicina, la sanación espiritual, el arte de escuchar, la fotografía, el contar buenos chistes, el poder relajar y calmar a la gente… siempre hay maneras de compartir nuestros dones para que aporten al mundo.

4. Conectate con tu esencia. Recuerda que tú eres más que un humano en un mundo en crisis. Ora, medita, respira, haz ejercicio, pinta… cualquiera que sea tu creencia, haz algo para conectarte con tu ser superior, recuerda que somos energía y si tomos vibramos en el miedo, nuestro mundo se va a sacudir con las más terribles pesadillas. También aportas mucho a los demás con tu vibración y tu energía, el poder de la oración y la meditación son infinitos. Si no me crees, entonces te cuento que aunque sea permitirás que tu cerebro genere ondas que no te lleven al estrés y estados de alerta constantes y la calma se contagia.

5. Date tiempo para ti. Aunque sea 5 minutos de una ducha caliente al terminar el día, una lectura que te distraiga, comerte un chocolate mientras miras al infinito, acostarte en la cama a ver el techo, lo que sea, pero lejos del bullicio.


6. Cuida tu cuerpo. Recuerda comer sano y balanceado, beber mucha agua y ejercitarte lo más que te sea posible en tu realidad. Poner toda tu energía en el exterior y descuidar tu cuerpo no te permitirá afrontar las dificultades de la mejor manera.

7. Aléjate de las redes sociales y los noticieros. Ponte un límite sano. Estar escuchando noticias catastróficas todo el día o leyendo lo que ponen nuestros contactos en redes sociales (a veces no es información confiable, pero aunque lo fuera) hace que tu cuerpo genere grandes cantidades de adrenalina y otras hormonas asociadas con el estrés que te mantienen en un estado de alerta innecesario y constante que desgasta tu cerebro y tus órganos y además tampoco es que estés resolviendo la crisis mundial sólo por leer el periódico y preocuparte muchísimo ¿o sí?. Si te parece importante estar informado, dedícate a leer o ver noticias sólo unos minutos al día, en momentos específicos, por ejemplo por la tarde y a media mañana. Te aconsejo que no lo hagas a iniciar o terminar tu día, ni tampoco durante tus horas de comida.

Los medios masivos de comunicación están más diseñados para enajenarnos, hipnotizarnos y bajar nuestra vibración, que para informarnos. Es importante que todo lo que veas o leas lo hagas con criterio.

8. Habla con otros y escúchalos. Compartan sus sentires y puntos de vista, platiquen de cómo están viviendo desde su realidad, ábrete a escuchar al otro con amor y tolerancia, el hacer enemigos por ideologías contrarias más allá de ayudar entorpece y nos envenena. Si vas a hablar de una situación adversa, hazlo desde ti, desde tu sentir y no desde una perspectiva catastrófica, recuerda siempre desde tú ámbito. No se trata de hablar de lo mal que está el mundo, eso ya todos lo sabemos, mejor comparte cómo te sientes tú, que cosas te han funcionado y que no, nunca están de más unas palabras de aliento y sentirse contenido y escuchado.

9. Decide en qué línea del tiempo quieres vivir. Es verdad que vivimos tiempos de crisis social, pero también estamos en momentos de profunda transformación espiritual, cada vez más personas están tomando conciencia de su verdadera esencia, y aunque las olas están sacudidas, es tiempo de decidir si te montas en ella para transitarla lo mejor posible o dejas que te revuelque.

Aunque a veces no te lo parezca, los humanos tenemos la maravillosa capacidad de creación, eso incluye nuestra realidad, esta en tus manos decidir en qué línea del tiempo quieres vivir: ¿en la que te presenta constantemente crisis y catástrofes que no puedes controlar y que te hacen víctima de un mundo hostil? , ¿ o en la que eres protagonista de tu historia y te permites aportar con tu magia y tus dones lo mejor para ti mismo y para el mundo?

10. Da gracias. Siempre, SIEMPRE hay algo que agradecer. La energía de la gratitud conduce a estados superiores de conciencia, motiva, anima y te permite vibrar en al amor y la abundancia. Todos los días haz un esfuerzo por hacer una lista de al menos 5 cosas por las que estés agradecido, antes de salir de la cama.

Recuerda que aunque a veces los sucesos difíciles nos pueden llevar a pensar que no hay salida o a ver todo negro, esto no es lo único que existe en la vida ni es la única realidad. Vivimos en mundo donde también hay personas que quieren lo mejor para ellos mismos y para los demás, donde hay amor para dar y repartir, donde hay arte, naturaleza y vida.

Más que nunca HOY, el mundo te necesita, pero te necesita BIEN, así que dedícate a amarte a ti mismo , esa será tu más grande contribución. Elige ser un faro de luz en la oscuridad.


***********************************************************************************

Si te ha gustado y servido este artículo o te quisieras platicarme tu experiencia con este tema, por favor, no dudes en escribirme, estaré feliz de leerte elisavlifecoach@outlook.es

Si te parece que necesitas un empujón extra y atención personalizada para trabajar este u algún otro asunto, cuenta con mi acompañamiento: www.elisalifecoach/aparta-tu-sesion

Para más artículos como este visita el BLOG

Visita mi página de facebook, donde comparto frases y reflexiones cada día https://www.facebook.com/elisalifecoach/

Si tienes dudas sobre mi trabajo o servicios me puedes contactar también por whatssap:

2225463150 (México)

#autocuidado #tiemposdecrisis #superarlaadversidad #amateprimero #compartetudon #enfrentarlascrisis #estrésyansiedad #miedoalfuturo

Aliada LGBTTTIQA+
 Body acceptance
haes (salud en todas las tallas) 

© 2019 by Elisa Valenzuela Life coach

Fotos: Dulce Valenzuela