• Elisa Valenzuela

¿Tienes estrés postraumático?

Actualizado: 25 ene 2021


Hace un par de meses hablamos sobre la hipervigilancia https://www.elisalifecoach.com/post/vives-en-hipervigilancia-desc%C3%BAbrelo) , que es uno de los síntomas del estrés postraumático, hoy en la segunda parte de este tema, quiero platicarte directamente de que es el estrés postraumático y el estrés postraumático complejo, para que después, en el siguiente articulo te de algunos consejos de cómo comenzar a sanar, si es que sientes que tú lo experimentas.

Para comenzar a platicar sobre el estrés postraumático y el estrés postraumático complejo, primero quiero saber si te identificas con algunos de estos síntomas:


1. Te exaltas fácilmente

2. A veces tienes ansiedad sin poder identificar de dónde viene

3. A veces una situación que parece ser intrascendente hace que se te disparen emociones como la ira, el miedo extremo o te sientes a la defensiva

4. Tienes problemas de sueño interrumpido o insomnio frecuentemente

5. Tienes ciclos de depresión o de baja de estado de ánimo aun cuando a veces no puedes identificar una razón específica

6. Estás cansado generalmente

7. Tienes alguna adicción o compulsión

8. El miedo parece que es parte de tu vida

9. Evitas ciertas situaciones o lugares

10. Te cuesta trabajo establecer o mantener cierto tipo de relaciones

11. En fechas especiales como cumpleaños, navidad, aniversarios o reuniones y viajes familiares sueles estresarte demasiado y en ocasiones experimentar ansiedad y depresión.

12. Algunas veces, cuando estás muy estresado o en situaciones incómodas emocionalmente te desconectas por unos minutos o segundos del momento, como si tu mente dejara tu cuerpo.

13. Te cuesta trabajo confiar en las personas

14. Tu mente siempre se va al peor escenario posible

15. No te sientes capaz de superar las dificultades y no te sientes digno de recibir ayuda


¿Con cuántos de estos síntomas te identificas?



imagen: Yuris Alhumaydy


Si experimentas más de 7, es probable que tengas síndrome o trastorno de estrés post traumático complejo. Vayamos por partes:


Hablando sobre la alta sensibilidad, no es que el vivir en alerta todo el tiempo sea una característica intrínseca del rasgo, sin embargo, al tener un umbral mucho más bajo ante los estímulos exteriores, tenemos mucha más información que procesar y lo hacemos más profundamente, entonces nuestro sistema nervioso tiende a saturarse con facilidad, lo que nos puede llevar a un estado de alerta constante.

Si no sabes qué es la alta sensibilidad, aquí te dejo un artículo:


https://www.elisalifecoach.com/post/2017/03/14/-c2-bferes-una-persona-altamente-sensible


El trastorno de estrés postraumático complejo, te puede ocurrir seas o no altamente sensible, pero la alta sensibilidad sí te hace más proclive a experimentarlo, por esta misma situación que te platiqué en el párrafo anterior, además de que por supuesto, las emociones las sentimos de forma mucho más intensa, lo que hace que las cosas buenas sean maravillosas, pero las malas, pues ya sabemos.


Si a eso le sumas nuestra tendencia a rumiar el pasado, el temor a la incertidumbre y el darle vueltas una y otra vez a los que nos pasa y lo que pensamos, tenemos la receta ideal para ser los mejores candidatos a vivir con TEPC (trastorno de estrés postraumático complejo) .


Pero como te repito, esto no necesariamente es exclusivo de las personas altamente sensibles. Simplemente las PAS podemos llegar a experimentarlo por situaciones que para los no altamente sensibles no son “traumáticas”.


Lo que para alguien puede llegar a ser super traumático, para otra persona puede ser simplemente conflictivo o definitivamente no traumático. Por que el trauma en general no lo definen los acontecimientos, si no nuestra forma de procesarlo (o más bien no procesarlo) y de nuestra realidad particular.


Pero antes de seguir tal vez es buena idea revisar una definición de trauma:


“La palabra trauma deriva del griego y significa herida. Una definición más exacta es que un trauma es una herida duradera que puede ser provocada por variadas situaciones. Cuando oímos hablar de traumas lo asociamos a problemas originados por grandes desastres naturales como terremotos o huracanes. También aquellos causados por el hombre, como guerras, accidentes, etc. También podemos definir trauma como una emoción o impresión negativa fuerte que produce un daño duradero” (sana-mente.org, trauma emocional, 2019).



Imagen: Larm Rmah



Generalmente asociamos la palabra trauma precisamente a situaciones que nos ocurren, en las que sentimos que todo está fuera de nuestro control, como grandes tragedias naturales o sociales, lo cual es verdad. La segunda parte, donde habla sobre la “emoción o impresión negativa”, me gustaría aclarar que más bien tiene que ver con el hecho subjetivo de lo que cada uno cataloga como “negativo” que es precisamente lo que origina el trauma, aquí lo explico mejor:


“En el mundo de las emociones, cuando vivimos situaciones traumáticas solemos compartimentar como mecanismo de defensa, porque tal vez las emociones que experimentamos son muy fuertes para sobrellevarlas, pero esto ocurre cuando no aceptamos nuestras emociones; se nos ha enseñado en la crianza que hay algo terriblemente malo con estar triste, enojado, temeroso, iracundo, decepcionado, etc...


Entonces sucede que si de pequeños experimentamos algo que nos hizo, por ejemplo, tener mucho miedo y nos dicen que “eso no existe”, “no tienes por qué tener miedo”, “tienes que ser valiente”, aprendemos que lo que sentimos está mal y nos compartimentamos… Es como si tomáramos esa pieza del rompecabezas que es el miedo y la sacáramos del cuadro , para esconderla en alguna parte donde no la podamos ver.


Eso pasa cada vez que recibimos una respuesta de no aceptación de nuestras emociones y es en realidad lo que verdaderamente ocasiona el trauma, esa fragmentación de lo que sentimos y lo que somos, no es la situación que vivimos” (Trauma y fragmentación, reintegrando las piezas, Elisa Valenzuela, 2019, blog)”

https://www.elisalifecoach.com/post/2019/02/06/trauma-y-fragmentaci%C3%B3n-reintegrando-las-piezas


Últimamente, basándonos en estos conceptos, ha surgido en psicología una definición distinta de lo que significa el trauma y que abarca mucho más situaciones de las que previamente se tomaban en cuenta al hablar de esto. Antes esta palabra se contemplaba casi exclusivamente para experiencias de guerra, tragedias naturales, asesinatos, muertes, violencia física, abuso sexual, accidentes.

Ahora sabemos que un trauma se puede ocasionar por una amplia gama de experiencias de vida, porque están sujetos a nuestra subjetividad emocional y psicológica.


El trastorno por estrés postraumático por su parte es:


“Un problema de salud mental desencadenado por un evento aterrador (subjetivo). La mayoría de las personas que atraviesan sucesos traumáticos pueden tener dificultades pasajeras para seguir con sus vidas, pero, con el tiempo y un buen cuidado personal, usualmente mejoran. Si los síntomas empeoran, duran meses o incluso años e interfieren en tus actividades diarias, es posible que tengas trastorno de estrés postraumático” (Mayo clinic, 2019).


Esto es en pocas palabras , cuando has vivido un evento que para ti ha sido traumático, que tiene consecuencias emocionales y psicológicas que no te permiten continuar con tu vida normalmente.


Esto es más común de lo que parece y no está solo reservado a alguien que vivió una guerra, por ejemplo:


Digamos que cuando eras pequeña, en tu fiesta de cumpleaños, te caíste del pasamanos y te rompiste el brazo. Tu mamá se asustó mucho y todos los niños gritaban, pensaste que te ibas a quedar sin brazo y el dolor era insoportable… Lo normal sería que por un tiempo te dieran temor los pasamanos o que no pudieras dormir por unos días recordando el momento, pero eventualmente si pudiste procesar correctamente tus emociones, podrás superar el temor y seguramente le perderás el miedo a los juegos y fiestas infantiles.


Si pasan años y te dan miedo todavía los pasamanos, las fiestas infantiles te dan ansiedad y cada vez que tienes que ir a un hospital tu corazón late a mil por hora, te sudan las manos y tienes sueños recurrentes con la escena de tu caída, entonces quiere decir que sufres de TEPT (trastorno de estrés postraumático).

Algunos síntomas comunes ( de acuerdo a la Clínica Mayo) que te pueden ayudar a saber si es así son:


Recuerdos intrusivos


Los síntomas de los recuerdos intrusivos pueden ser:

· Recuerdos recurrentes, involuntarios y angustiantes del hecho traumático

· Revivir el hecho traumático como si estuviera sucediendo otra vez (retrospectiva)